viernes, 17 de marzo de 2017

"Liberty compró el auto y quería pilotarlo"

Chase Carey, Ross Brawn y Sean Bratches son el tridente que manda ahora en la F1, que apartó en enero al longevo y mítico Bernie Ecclestone. 

"No estóy para nada decepcionado, sé cómo funciona el mundo", asegura el británico en Sky Sports, a la vez que aclara algo su papel en el futuro "en el que asistiré a unas cuantas carreras, como la mitad, ya que me han invitado". 

"Probablemente yo no hubiera tomado la misma decisión que ellos", afirma el octogenario ex Supremo de la F1. "Les hubiera dicho que trabajaran conmigo durante un tiempo, que esperasen un año y luego viesen si funcionó o no", afirma Mister E, que hace pocos días recibió un homenaje de Flavio Briatore en el que todos los comensales 'vestían' caretas con su rostro. 

"En todo caso, cada uno maneja las compañías de forma diferente y así es como operan las empresas estadounidenses. Que quede claro: ellos compraron el auto y querían conducirlo. Carey dijo que yo no había hecho un trabajo muy bueno en los últimos tres años. Yo pensaba que sí, logré ingresos de 1.500 millones por año, lo cual hizo que sus acciones valieran mucho más dinero, quizás si lo hubiera hecho peor, podrían haber comprado las acciones más baratas".

Fuente: Diario Marca

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal