lunes, 27 de marzo de 2017

Ferrari, ¿sueño o realidad?

Albert Park es un circuito muy particular, una pista casi urbana, en la que las diferencias de prestaciones pueden disimularse. Sebastian Vettel, en su mejor versión de las tres últimos años, puso el domingo a Mercedes alerta, provocó el nerviosismo en Lewis Hamilton, en un primer tramo de carrera impecable, y acabó forzando un error grave de estrategia en el muro de la estrella.La temprana parada, pedida por el propio piloto, dio un vuelco a una carrera que parecía decantada tras una impecable salida de Lewis. Era el único momento en el que podían pifiarla y lo hicieron a conciencia.

Corría la vuelta 17 cuando Hamilton, tras varias quejas sobre el estado de sus gomas ultrablandas, fue habilitado por el muro para entrar a cambiarlas. Con los programa de hoy en día, es muy fácil saber que se iba a encontrar en medio del tráfico, e incluso, el piloto que les iba a estorbar. 

Podía tocarle Max Verstappen, un terror cuando se le intenta meter el morro, por sus modos de defenderse. Y les tocó. Mercedes tomó una decisión con tintes de soberbia y lo pagaron muy caro.Ferrari, con el español Iñaki Rueda en la estrategia, pensaba detenerse también en esa vuelta, pero al ver que lo hacía Lewis vio el cielo abierto. Sobre la marcha decidieron que Vettel tirara a muerte y confiaron en que el inglés topase con dificultades. 

El acierto fue pleno para el muro del Cavallino, que abrió en pocas vueltas una brecha de unos seis segundos. Ya no la perderían hasta el final.

La pregunta que se hace todo el mundo es si Ferrari es un verdadero contendiente para el año completo, o simplemente se trata de oportunismo puntual, como sucedió en Malasia 2015, donde Vettel ganó su primera carrera de rojo en otro fiasco similar de Mercedes.Parece que la situación es sensiblemente diferente. El SF70H parece un verdadero auto ganador, con un motor quizá con más caballos que el propio Mercedes. 

Hamilton no despegó a Vettel más de un segundo en 17 vueltas y eso, con la actual aerodinámica, habla muy bien de la máquina de Maranello.Las próximas carreras, en China y Bahréin, dos trazados mucho más representativos de lo que es el global del campeonato del mundo, dictaminarán si va a ser un año con dos coches en liza por el título.

El llamado botón mágico de Mercedes, ese que les da una potencia extra en la calificación del sábado, puede sacarles de muchos apuros, pero no pueden despistarse ni un momento, pues Ferrari está al acecho. Otra cosa es cómo consigan evolucionar el auto lo largo del año, un aspecto en el que han pinchado en Maranello en la última década. El tiempo resolverá la incógnita.

De momento, en Italia celebran el regreso de Ferrari como verdadero, mientras Vettel pide calma. "Estamos aquí para luchar, sólo eso", asegura.

Fuente: Diario Marca

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal